Requiem for a pop hit master :: Lee Hazlewood 1929-2007

viernes, 24 de agosto de 2007

(imagen cortesía de brainerd_x_mullins)

Si bien la noticia de la sentida muerte del gran Lee Hazlewood -el pasado 04 de Agosto- se ha visto un tanto opacada por la también lamentable pérdida de Tony Wilson hace unas semanas (híncate ante Mr. Wilson; tú, pagano admirador de Madchester) pues siempre es oportuno rememorar parte de la obra de un autor que mediante la lucidez de sus melodías condujo al pop a teñirse de colores brillantes y agridulces como ningún otro compositor de su generación lo había logrado... claro, muchas veces enfundado bajo el soporte de atractivas y alegres orquestaciones, otras bajo el amparo de la tenue economía de desoladores pasajes acústicos. Hazlewood dotó al pop de un sensibilidad especial, al mismo tiempo que enriqueció el lenguaje musical en las generaciones de los 50's y 60's para erigirse como una de las mayores figuras iconoclastas del siglo XX. Lee Hazlewood empezó su acercamiento profesional a los terrenos musicales a mediados de los años 50, cuando tras culminar su paso por el servicio militar -que incluso lo llevara a la Guerra de Corea- consiguió trabajo como disc-jockey de una estación americana. A la par con esto mantenía a flote su interés por crear música, inquietud que despertó desde su juventud en su natal Mannford (Oklahoma). Pocos años después fundaría su sello Viv Records con el cual daría cabida suelta a su ingenio a la hora de producir para otros artistas de la zona y componer sus temas propios. Era una época donde Hazlewood experimentó con las limitaciones técnicas que tenía en su estudio tratando de hallar aquellos sonidos que -consideraba- nunca antes habían sido escuchados, descubriendo un particular modo para dotar de dimensiones sonoras pulcras y abigarradas en un primer plano sin descuidar el uso de ciertas apariciones fantasmales de reverberaciones en el registro melódico, técnica que muchos emparentaran como el germen de la "muralla de sonido" del también famoso Phil Spector, quien fuera en aquellos años discípulo del buen Lee (uhmmm... saquen Uds. sus conclusiones). Con el paso del tiempo, su renombre como productor fue creciendo. Los hits comenzaron a llegar y de pronto la fama. Hazlewood se había convertido en el hacedor de éxitos que la industria musical de los 50's y 60's no había premeditado. El anti-compositor, creador de música "no normal". Su rango de estilos era tan movedizo que fácilmente podía abarcar rockabilly, country, jazz, rock 'n' roll y hasta sendas interpretaciones con el multifacético Dean Martin y el legendario Frank Sinatra. Para 1963 editó su primer larga duración en solitario titulada "Trouble In a Lonesome Town" pero sería a partir de 1965 cuando su participación en el mega-smash-hit These Boots are Made for Walkin' (Lee escribió y compuso la canción) terminaría de encumbrar al estrellato a Nancy Sinatra llevándolo a emprender una sociedad memorable, la misma que se plasmaría en 1968 con el genial álbum "Nancy & Lee" la cual incluiría la elegantemente psicotrópica Some Velvet Morning (versionada hace pocos años por Primal Scream junto la junkie mas linda del mundo, Kate Moss) y Summer Wine, una canción sencillamente extraordinaria. La década de los 70's presentaría a un Lee enfrascado en develar su madurez musical, con ciertos altibajos en el camino, el más fallido el "Poet, Fool or Bum" de 1973 y uno de los más destacables, el magnífico "Requiem for an Almost Lady" de 1971. Mientras eso sucedía, Hazlewood encontró refugio en Suecia donde pasaría ahí sus días editando diverso material solista -incluido el muy recomendable "Cowboy in Sweden"- que fueran reeditado hasta entrada la década de los 90's por Smells Like Records, el sello del batero de Sonic Youth, Steve Shelley. El título de esta pequeña nota ("Requiem for a pop hit master") proviene de un reportaje que le hiciera el New York Times a Hazlewood en Enero del presente año, donde Lee -siempre con cigarro en mano pese a saber de su estado de salud- habló básicamente de su legado musical, su enfermedad y de la forma cómo estaba afrontando al maldito cáncer de riñón... si, tan maldito que también aquejó a Tony Wilson para no antes rematarlo con un ataque al corazón. Lee Hazlewood, escogió como su epitafio la inscripción: "Didn't He Ramble" ("No está de paseo")... tras sus 78 años de vida, ésta frase también puede resumir la notable obra de un genio que dejó su indeleble rastro en los más bellos parajes de la música contemporánea. Pese a que ahora se ha ido, qué duda cabe que Hazlewood jamás estuvo de paso. A continuación les dejo algunas canciones básicas para familiarizarse con el universo de Mr. Hazlewood.
  • "In the Beginning / I'm Glad I Never..." >> Uno de los intros más entrañables en la discografía de Hazlewood con unas letras cargadas de emotividad, ironía y soledad: " In the beginning there was nothing, but it was kind of fun watching nothing grow".
  • "If It's Monday Morning" >> Beck lo consideraba como uno de sus temas favoritos. Les aseguro que Uds. también lo harán. "If it's Monday Morning" se convirtió en uno de los mejores temas en la etapa acústica de Hazlewood.
  • "You've Lost That Lovin' Feelin'" (Nancy Sinatra & Lee Hazlewood) >> Esta es una composición que lleva la firma de Phil Spector (junto a Barry Mann y Cynthia Weil en la autoría). A diferencia de la también impecable versión original de los Righteous Brothers aquí se abandonan los álgidos arranques vocales para ceder terreno al lucimiento característico del dulce susurro de Nancy Sinatra contrastada con la tenue voz grave de Hazlewood.
  • "Summer Wine" (Nancy Sinatra & Lee Hazlewood) >> Sin duda, un clásico del repertorio de Hazlewood. Esta canción ha sido objeto de diversos covers que hasta la fecha no llegan a superar o igualar a la original. Imperdible.
  • "Some Velvet Morning" (Nancy Sinatra & Lee Hazlewood) >> Una de las perlas musicales más extrañas y fascinantes de los años sesenta. Psicodelia y pop en la más elegante de sus expresiones. Definitivamente un clásico.
  • "Bang Bang (My Baby Shot Me Down)" (Nancy Sinatra) >> Claro, la debes de reconocer por los créditos iniciales de "Kill Bill"... Claro, debes saber que esa voz que le impregna un feeling oscuro e impresionante es de Nancy Sinatra... pero DEBES de saber que quien se encuentra tocando esos arpegios desoladores que fungen de lamentos en una guitarra que ciertamente se asemeja a un espectro, es obra del gran Lee Hazlewood.
  • "These Boots Are Made for Walkin'" (Nancy Sinatra) >> Quién rayos no quiere que esas botas le pasen por encima a uno cuando es Nancy Sinatra quien las calza. El tema que la encumbró al parnaso pop de los sesentas es la obra maestra de Hazlewood.
Y de bonus un par de videoclips de Lee dejando descansar un momento a Nancy para reunirse con la cantante sueca Siw Malmkvist en una presentación televisiva de 1968:  

"Summer Wine" (live at Love and Other Crimes TV Special)
 
"Rainbow Woman"(live at Love and Other Crimes TV Special)

Quizá también te interese leer…

4 comentarios

  1. Hola soy Jacqueline y te escribo desde New Jersey. Muy interesante artículo Fabricio, me encantan esas canciones junto a la Sinatra. Yo los escuchaba hace años y aun siguen entre mis discos preferidos.
    Me da gusto encontrarme con tu blog. Saludos y desde la distancia me solidarizo con su pesar por el terremoto.
    Hasta luego

    ResponderEliminar
  2. Hola Jacqueline, te agradezco esas gratísimas palabras =)
    Me alegra también que te haya agradado esos temas de Nancy & Lee. Ese par es lo máximo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Saludos Fabrizio, mi nombre es David, y no me animaba a comentar, pero BUEN BLOG EL TUYO.

    Saludos, y gracias.

    :P

    ResponderEliminar
  4. Gracias por el comentario David =) ya nos estaremos visitando en los blogs.

    Saludos

    ResponderEliminar

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

Sigue cada uno de nuestros nuevos posts desde tu e-mail.

Entradas Populares

Archivos del Blog

En Facebook...